miércoles, 8 de marzo de 2017

Efemérides: Centenario de la muerte de Eduardo Pondal



Tal día como hoy de hace 100 años (8 de marzo de 1917) moría en La Coruña Eduardo Pondal, padre del Himno de Galicia que, con música de Pascual Veiga, se estrenó en La Habana el 20 de diciembre de 1907:

Eduardo Pondal fue un poeta español que escribió en lengua gallega y en castellano. Nació en Ponteceso y murió en A Coruña. Pondal es el poeta bárdico de una Galicia que buscaba su identidad cultural, histórica y antropológica al margen de España. Y la encontró en la reinvención del mundo céltico proveniente de la ficción de Macpherson. Queixumes dos pinos (Rumores de los pinos, 1886), su obra magna, está llena de referencias heroicas, de lugares míticos más o menos inventados dentro de la geografía arqueológica galaica, provenientes de esa tradición céltico-irlandesa a la que el poeta quiso unir con su tierra, la supuesta primera pobladora de la isla. Una de sus composiciones más famosas, Os pinos (Los pinos), es la letra del himno de Galicia. La poesía de Pondal tiene una gran fuerza evocadora y telúrica, cargada de muchas referencias cultas no sólo provenientes de esa tradición mítica y legendaria celta, sino también de los clásicos grecolatinos.  © M.E.

Onceeduardopondal

Con motivo del centenario de su muerte, la ONCE distribuirá un cupón especial con una tirada de cinco millones y medio de ejemplares. No os lo perdáis y ¡qué haya suerte!


lunes, 6 de marzo de 2017

Bodas de Oro de la EOV (Fotos Manuel Seixas/Lalinpress)


Los maestros de la Xuntanza de Alcobendas preparan la queimada

El conductor del acto, José Luis Blanco Campaña, junto a los componentes de "Queiman e Pousa"

El Venerable Consello de la Orden en el escenario

Aspecto parcial de la sala

Bodas de Oro de la Enxebre Orde da Vieira


O secretario xeral de Emigración e a directora de Turismo de Galicia asistiron á celebración dos 50 anos da Enxebre Orde da Vieira
O secretario Xeral de Emigración co Presidente do Consello de Estado
Ver también: El Correo Gallego

O secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, presidiu o 50º Capítulo Xeral da Enxebre Orde da Vieira, da que foron nomeados, entre outros novos damas e cabaleiros, a directora da Axencia de Turismo de Galicia, Nava Castro, e o director xeral de Migracións do Ministerio de Emprego e Seguridade Social, Ildefonso de la Campa. Actuou como mestre de cerimonias o gran chanceler da entidade, o empresario galego asentado en Madrid, Enrique Santín.

Na súa alocución aos presentes, Miranda puxo de relevo a importancia do sentimento universal de pertenza á terra, e gabou a saúde das entidades galegas en todo o mundo, “demostración da fortaleza dese fío invisible pero imborrable que é a Galeguidade”, dixo, “e o carácter universal de Galicia e a Galeguidade”.
O alto cargo autonómico tivo tamén palabras de recordo para o recentemente falecido Fernando Amarelo de Castro, quen fora secretario xeral para a relación coas Comunidades Galegas e membro fundador da propia Enxebre Orde. Miranda lembrou a relevancia histórica do finado e “o seu esforzo por facer visible o ímprobo traballo da diáspora galega”.
Miranda salientou a relevancia da entidade e gabou o feito “moi singular” de que cumprira cincuenta anos, o que dá conta do seu bo facer e da súa vitalidade como catalizador dos intereses de Galicia desde Madrid: “O conxunto das persoas que conforman a Orde da Vieira é un exemplo da universalidade á que antes me refería: unha entidade con sede fóra de Galicia e da que forman parte membros de tódalas partes do mundo”, recordou Miranda.

Romay e ‘Madrygal’

Os dous máximos galardóns da noite foron para o presidente do Consello de Estado, José Manuel Romay Beccaría, e para a revista universitaria ‘Madrygal’. No decurso da gala anunciouse ademais un Capítulo Extraordinario que se celebrará en Cuba, país de especial relevancia na historia da diáspora galega.
Os 50 anos que cumpriu a Vieira foron recoñecidos, pola súa banda, por diversas entidades: a entidade recibiu a insignia de ouro da Asociación de Médicos Galegos en Madrid, a da Asociación de Xuristas Galegos en Madrid, o emblema de ouro da Xuntanza de Galegos de Alcobendas, e o da Asociación de Empresarios Galegos en Madrid. Tamén o ‘Granviario de Honra’ do Foro Matritense-Gran Vía, o ‘Gallego do Ano” correspondente ao mes de marzo do Grupo Correo Gallego, e as chaves da cidade de Miami (da que o actual rexedor é cofrade da Orde).

Madrigalegos

A celebración dos 50 anos da entidade continuou coa imposición dos premios Madrigalegos 2017. En Mérito en Comunicación foi premiado o director do ABC, Bieito Rubido; no Mérito Xurídico, o catedrático Antonio Fernández de Buján; no Mérito no Servizo Público o embaixador Camilo Barcia; no Mérito en Medicina o cirurxián Alberto Berguer, e mais no Mérito Empresarial, o presidente de Tecnoma, Carlos del Álamo.
Foi ademais entregada a ‘Gran Venera’ da Orde ao Presidente da Asociación de Empresarios Galegos nos Estados Unidos, José Manuel Brandariz e, trala súa actuación para dar peche á gala, foi recoñecido coa Vieira de Honra á calidade artística o grupo ‘Queiman e Pousa’.
Recibiron a súa distinción como novos cofrades a directora da Axencia Turismo de Galicia, Nava Castro; o director xeral de Migracións do Ministerio de Emprego e Seguridade Social, Ildefonso de la Campa; e tamén Ana Beotas, Felisindo Calviño, Manuel Calvo, Miguel J. Carrero, Santos Gastón, Carlos Julio Lage, Victorio Magariños, Francisco Millán, Fernando Navarrete, Juan Manuel Rodríguez Cárcamo, Ana María Rodríguez Rivas, Ángel Ron, e José Souto.
A Enxebre Orde da Vieira naceu no verán de 1967 da iniciativa duns galegos residentes en Madrid. Ata o de agora, máis de dúas mil persoas foron recibidas na Orde, e destaca o seu labor editorial, con corenta libros publicados ata a data.

miércoles, 22 de febrero de 2017

Quincuagésimo Capítulo Ordinario de la Enxebre Orde da Vieira


Sábado 4 de marzo en el Hotel Meliá Castilla
GRAN NOCHE DE GALICIA EN MADRID
PROGAMA


  • Recepción en la “Mesa de Pagaduría”. Salutaciones entre los próximos, los que llegan de Galicia, de otras Comunidades de España y de otros países.
  • Aperitivos de bienvenida.
  • Entrada procesional del Consello de la Orden, a los sones del Himno del Antiguo Reino de Galicia.
  • Apertura capitular por el Gran Canciller D. Enrique Santín Díaz.
  • Recibimiento por la Orden de la Vieira, de diversas distinciones, con motivo de las Bodas de Oro de la Orden..
  • Entrega de las distinciones “Madrigallegos de Oro 2017”
  • Investidura de nuevos Caballeros y Damas de la Orden, algunos procedentes de varios países.
  • Otorgamiento de los “Trofeos Galeguidade-2017”.
  • Clausura capitular con la interpretación solemne del Himno Gallego.
  • Cena marinera, con productos de la tierra.

CONXURO INICIÁTICO DA QUEIMADA

  • Oficiada por el Gran Mestre de Queimadas, Fernando Gómez, en mágico ritual coreado por toda la concurrencia, dedicada al 50 Aniversario.

VIEIRA DE HONOR A LA CALIDAD ARTÍSTICA

  • Otorgada al Grupo “Queiman e Pousa”, trás su impactante actuación.

SORTEO DE REGALOS

  • Exquisitos productos de la tierra y otros simpáticos obsequios que nos envían algunas firmas amigas y cofrades de la Orden, especialmente “bos e xenerosos…”

Cada una de las parejas de asistentes recibirá un ejemplar de la publicación, recientemente editada por la Asociación Cultural de la Vieira, “GALLEGOS EN LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA” de luis Miguel Aparisi.

Por primera vez: Ceremonia colectiva de entrega a todos los asistentes de la insignia dorada de la Orden.

Los nuevos Cofrades recibirán una Vieira de Granito elaborada por a Escola de Canteiros de la Diputación Provincial de Pontevedra.

martes, 21 de febrero de 2017

Distinciones del L Capítulo de la EOV


Cofrades de la Orden que recibirán sus distinciones en el L Capítulo:

  • Ana BEOTAS CAMPOS
  • Felisindo CALVIÑO GÓMEZ
  • Manuel CALVO GARCÍA-BENAVIDES y Sra.
  • Ildefonso de la CAMPA MONTENEGRO
  • Miguel J. CARRERO LÓPEZ
  • Mª Nava CASTRO DOMÍNGUEZ
  • Santos GASTÓN JUAN
  • Carlos Julio LAGE ENRIQUEZ y Sra..
  • Victorio MAGARIÑOS BLANCO  y Sra.
  • Francisco MILLÁN MON y Sra
  • Fernando NAVARRETE PORTA
  • Juan Manuel RODRÍGUEZ CÁRCAMO y Sra.
  • Ana Mª RODRÍGUEZ RIVAS
  • Ángel RON GUIMIL y Sra.
  • José SOUTO MEIZOSO


Madrigallegos de Oro 2017:

  • Bieito RUBIDO RAMONDE: al mérito en la comunicación.
  • José Carlos del ALAMO JIMÉNEZ: al mérito empresarial.
  • Antonio BUJÁN Y FERNÁNDEZ: al mérito jurídico.
  • Alberto BERGUER SÁNDEZ: al mérito en la medicina.
  • Camilo BARCIA GARCÍA-VILLAMIL: al mérito en el servicio público.


Trofeos Galeguidade no Mundo 2017:

  • A medio de comunicación social: Revista Madrygal.
  • A título individual: José Manuel Romay Beccaría.
  • A persona jurídica: (será entregado en el capítulo extraordinario de La Habana)


Gran Venera de la Orden:



Vieira de Honor a la Calidad Artística:


lunes, 20 de febrero de 2017

Bodas de Oro de la EOV: esto somos, esto hicimos, esto haremos


Medio siglo de vida

Más de un millar de cofrades en 28 países de 4 continentes.

Interrelación con el mundo de la diáspora gallega, con promoción de Galicia, su cultura, sus productos y su gastronomía.

Promoción continua de la marca "Galicia Calidade".

Impulso al asociacionismo empresarial gallego en el mundo.

Fomento de la "galeguidade" con sus:
  • Libros "A galeguidade no Mundo" 1983 y 1991.
  • Trofeos "Galeguidade no Mundo" desde 1987.
  • Distinciones "Madrigallegos de Oro" desde 1998.
  • 50 capítulos ordinarios calificados como los "encuentros sociales" más relevantes de los gallegos de la diáspora.
  • 24 capítulos extraordinarios de los que 11 lo han sido fuera de España.
Edición de 41 libros con temática gallega distribuidos gratuitamente entre cofrades y entidades gallegas en el mundo.

Exaltación de la Galicia Xacobea y del Camino de Santiago con peregrinaciones y capítulos extraordinarios en Santiago de Compostela cada Año Santo desde 1967.

Capítulos extraordinarios en los lugares más emblemáticos del Camino.

Protagonismo de Galicia en la Comunidad de Países Celtas con la realización de 9 encuentros de los "Amigos de la Cultura Celta" en Galicia, Ávila, Madrid, Irlanda y Bretaña, y con la inclusión de expertos de 17 universidades de España y el extranjero.

Contacto permanente con Galicia como renovación del compromiso de gallegos ejercientes.

Sin olvidar el humor y la simpatía de Galicia:
  • Concurso internacional  "Vieira de Humor: literario y gráfico" (5 ediciones).
  • Publicaicón del libro "Galicia y la Cultura del Humor".
"E todo isto, e ainda máis, faremos pola nosa Terra..." como se dice en nuestro diploma de cofrade.

domingo, 19 de febrero de 2017

Distinciones a la EOV en sus Bodas de Oro


Distinciones que recibirá la Enxebre Orde da Vieira en sus Bodas de Oro:

  • La insignia de oro de la Asociación de Médicos Gallegos en  Madrid (Asomega), recibida en la última celebración capitular.
  • La insignia de oro de la Asociación de Juristas Gallegos en Madrid (Iurisgama) que entregará su Presidente Carlos Lema Devesa.
  • El emblema de oro de la Xuntanza de Galegos de Alcobendas, que entregará su Presidente Ovidio Cadenas.
  • Distinción "Granviario de Honor" otorgado por el Foro Matritense-Gran Vía, que anunciará su Presidente Amando Veiga.
  • "Gallego del Año" correspondiente al mes de marzo que anunciará el editor  del Correo Gallego Fernando Barrera.
  • Emblema de oro de la Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid (Aegama) que entregará su Presidente, Julio Lage.
  • Las “llaves de la ciudad de Miami” otorgadas por su Alcalde Tomás Regalado, cofrade de la Orden.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Pontevedra: Capítulo extraordinario de la EOV


Intervención de José Cerdeira en la celebración del Capítulo Extraordinario de la EOV en Pontevedra
Queridos cofrades, queridos peregrinos, queridos amigos…

La experiencia de recorrer la senda de Santiago deja huellas imperecederas. Si el año pasado fue Samos el centro neurálgico de nuestro caminar, hoy le toca a Pontevedra, una ciudad mítica, histórica, humanística, donde el arte tiene el tamaño del hombre sin representar nunca opresión o dominio.

Pontevedra es mítica porque así lo es su origen. Teucro, héroe troyano natural de Salamina, llegó a nuestras costas con un pequeño grupo de helenos y, seducido por los cantos mágicos de la sirena Leucoíña, atracó en esta Ría de suaves brumas y cálidos atardeceres. Así fue o, al menos, así nos lo cuentan los clásicos.

Pero Pontevedra es también historia, e historia antigua. Los romanos, grandes constructores de vías y calzadas, diseñaron el primer camino a un Santiago todavía inexistente. Era su vía XIX, una vía que partiendo de Brácara llegaba hasta Lucus y Astúrica. Este itinerario cruzaba el río Lérez por un puente que, como objetivo militar que era, estaba protegido por una reducida milicia, origen del pequeño núcleo poblacional denominado Turoqua.

Con la desaparición del imperio romano, el viejo puente cayó en el abandono hasta volverse inutilizable. Y con su ruina, aquel primitivo asentamiento fue también olvidado. Los primeros escritos de los monasterios de Lérez, Poio y Tenorio, fechados hacia el año mil, mencionan numerosos lugares próximos, pero ninguna Pontevedra.

Habría que esperar hasta el año 1141 en que una escritura conservada en el Monasterio de Lérez habla de una villa llamada “pontus veteris” en clara referencia al viejo puente. Luego, en 1169, Fernando II concedería el primer fuero a sus habitantes y, en años sucesivos, Pontevedra iría obteniendo nuevas concesiones entre las que destaca el monopolio para Galicia de la obtención de grasa de sardinas así como el secado, transporte y venta de pescado. Finalmente, en 1452, Pontevedra se convierte en el puerto de carga y descarga de Galicia y, en 1467, obtiene el privilegio de una feria franca de 30 días de duración.

Fueron años de bonanza para la Villa, con sus mareantes allegando y procesando el pescado y sus marinos, como los almirantes Paio Gómez Charino o Jofre de Tenorio surcando altivos los mares y participando, por ejemplo, en la toma de Sevilla.

Esa Pontevedra medieval prosperó y se enriqueció de tal forma que, a finales del siglo XV, su burgo era el más poblado de Galicia y su puerto era uno de los más importantes de la Europa atlántica, lideraba el comercio de pescado y en sus astilleros se construían barcos como “La Gallega” con la que Colón alcanzaría el Nuevo Mundo. La Cofradía del Gremio de Mareantes, fundada en este siglo, pronto se convirtió en el motor económico de la ciudad hasta el punto de acometer, con sus propios medios, la construcción de una iglesia tan grandiosa como lo es la de Santa María la Mayor.

Lógicamente, esta Pontevedra próspera necesitó de unas murallas que primero fueron defensivas y más tarde sirvieron como control fiscal de las mercancías que entraban y salían de la villa. Tenía una longitud  de unos dos kilómetros y contaba con siete puertas principales y unos cuantos postigos más pequeños que facilitaban el acceso peatonal. Dentro del recinto quedaban las dos parroquias, Santa María y San Bartolomé, y fuera, los tres conventos medievales de San Francisco, Santa Clara y Santo Domingo.

Desgraciadamente, el siglo XIX, que supuso el renacer de una Pontevedra en decadencia, supuso también, en aras de la modernidad, el fin de parte de su patrimonio material, como la propia muralla, los palacios arzobispales, la iglesia románica de San Bartolomé, los palacios de San Román y de los Churruchaos o el Hospital de San Juan de Dios que pasaron a ser material de construcción de edificios menores cuando no a simple pavimento de calles.

Fuera de las murallas estaba el pequeño barrio del Burgo, asociado al puente medieval, y el importante barrio marinero de A Moureira, verdadero motor de la economía marinera de Pontevedra y cuna de sus principales hombres de mar. Había también un pequeño hospital de leprosos (gafos) que tenía por patrona a la Virgen del Camino, cuya imagen estaba en la capilla de igual nombre que marcaba la entrada a Pontevedra del camino portugués (para los curiosos, estaba en la confluencia de las calles Peregrina y Virgen del Camino, justo en medio de la calle Fray Juan de Navarrete, enfrente de lo que fue el cine Gonviz).

 “Cuenta una leyenda que hubo una virgen que salió de Éfeso para peregrinar a pie a la tumba del apóstol Santiago y, al pasar por Pontevedra, se paró a descansar.”

Al margen de la leyenda, lo cierto es que en los siglos XVI y posteriores, era costumbre que muchos peregrinos de la Francia atlántica peregrinaran a Santiago por vía marítima, desembarcando en Bayona y siguiendo a pie hasta Compostela. Se dice que, en cierta ocasión, unos peregrinos franceses portaban la imagen de una virgen vestida con atuendo de peregrina, imagen que acabaron dejando en la capilla de la Virgen del Camino. Para atender y honrar esta imagen, en 1754 se constituyó una hermandad que acabaría convirtiéndose en la “Cofradía de Nuestra Señora del Refugio, Divina Peregrina”. Lo cierto es que la existencia de dos imágenes en la misma capilla acabó generando algunos problemas que aconsejaron la construcción de un nuevo templo donde alojar la imagen recién llegada.

En esas fechas, mitad del siglo XVIII, la población extramuros de Pontevedra era muy escasa, y concretamente, en la zona en que estamos ahora, situada frente a la puerta de Trabancas, había un importante descampado en el que se situaba el rollo o picota y por donde deambulaban numerosas mujeres que los cronistas de la época califican como “mujeres de partido”.

En sólo cuatro años en este espacio baldío se levantó una primera iglesia de madera, para, dos años más tarde, comenzar la construcción del templo definitivo. El proyecto y dirección de obra fue del sargento de milicias Don Antonio de Souto, y la primera misa se celebró en agosto de 1794. Siete meses más tarde, un rayo derribó la torre norte del santuario, torre que no se restauraría hasta 1873. En 1896 se pasan las campanas de la torre norte a la sur, instalando en la primera las campanas provenientes del derruido hospital de San Juan de Dios así como su reloj. A partir de esa fecha el templo no sufre modificaciones importantes, aunque sí su atrio que entre 1890 y 1953 prescindió de su afamada fuente, sustituida por una amplia y redondeada escalinata.

Desde el punto de vista estructural, la capilla tiene planta circular, de unos 15 metros de diámetro, de la que el cuadrante frontal se ha expandido en casi de tres metros. A la parte posterior se le ha añadido la capilla principal, a la que se adosaron dos pequeñas sacristías laterales formando una cruz. Sobre los ángulos del cuadrante expandido se levantan dos torres que enmarcan una fachada barroca tardía, con formas neoclásicas, presidida por imágenes de la Virgen, Santiago y San Roque, los tres vestidos de peregrinos. En conjunto, su tipología es única en España y sólo es asociable a la tipología imperante en templos portugueses de la época.

La capilla de la Peregrina es el símbolo de una Pontevedra renacida. Aquella villa mortecina de los siglos XVII y XVIII recupera su orgullo con la victoria en Pontesampaio frente a las tropas francesas. En 1833, tras largas y complejas negociaciones, Pontevedra es nombrada capital  de la provincia homónima y, en 1840, consigue rechazar a los vigueses quienes, por las armas, habían decidido recuperar la capitalidad perdida. Fruto de la capitalidad son los nuevos edificios como la Casa del Concejo, la Diputación, el Instituto, el Gobierno Civil o el Banco de España, los nuevos espacios públicos como la alameda de Sesmero y los jardines de Vincenti o los nuevos viales de acceso que toman a esta capilla como el kilómetro cero de la provincia. Así, una nueva vida económica y cultural explosiona en la Pontevedra de la restauración.

En esa época, Pontevedra bulle de tertulias políticas, literarias, históricas y hasta arqueológicas. En 1894, y alrededor de Don Casto Sampedro, nace la Sociedad Arqueológica de Pontevedra, un grupo de personalidades del arte y la cultura que pretenden evitar el expolio y deterioro del patrimonio pontevedrés al que amenazan los nuevos tiempos. Éste sería el origen del Museo de Pontevedra, quizá el museo provincial más importante de España.

En la calle Don Gonzalo, los hermanos Muruais ponen en marcha una famosa tertulia literaria que tiene como base su creciente biblioteca. Andrés, el mayor de ellos, muerto a los 30 años, era un buen y polémico escritor metido a bromista. Su mayor aportación reside en la creación del personaje del Urco, un animal fabuloso, horrendo, inclasificable, que aterrorizaba a la población y que pasó a personificar los carnavales de Pontevedra.

Suyo es también el primer himno gallego, publicado en 1880, que empieza diciendo:

Hirmans, con entusiasmo / cantemos a Galicia
Para nos outra delicia / como ela xa non hai,
E maliofillo ingrato / que como nos non queira
A terra feiticeira / que é nosa doce nai.

Andrés Muruais fue el primer ocupante del nuevo cementerio municipal de Pontevedra. Desde entonces, se dice que los pontevedreses no mueren, se trasladan a San Mauro.

La pasión de su hermano Jesús, un año más joven, era su biblioteca, quizá la mejor biblioteca literaria de la España de su tiempo. Quienes hayan visitado la plaza de Méndez Núñez habrán contemplado una estatua del barbudo Valle Inclán saliendo de la biblioteca de los Muruais.

Pero para hablar de tertulias en Pontevedra no hace falta irse a la casa de los Muráis, ni al Café Moderno (donde se juntaban Manuel Quiroga, Monteserín, Pintos Fonseca, Carlos Sobrino, Laxeiro, Paz Andrade, Alexandre Bóveda, Ramón Cabanillas… y hasta el propio García Lorca quien escribiría sobre sus mesas de mármol un bello poema dedicado a Marie Blanchard), ni al palacete de “Las Mendoza” hogar de músicos y artistas, ni tampoco al pazo de Montero Ríos en Lourizán, desde donde se dirigía gran parte de la política nacional de la época, ni siquiera, años más tarde, a la casa de Filgueira Valverde en la calle Arzobispo Malvar, no lejos de la residencia de Torrente Ballester, y donde se hablaba de cantigas, de arte, de historia y, sobre todo, de su querido museo. No, no hace falta desplazarse porque en esta misma plaza de la Peregrina estaban cuatro de las tertulias más importantes:

Así, enfrente de esta iglesia, donde hoy está la oficina del Banco de Santander, estaba entonces la farmacia de Perfecto Feijoo. Además de farmacéutico, Don Perfecto era músico, fundador del primer coro de Galicia, llamado Aires da Terra, en el que participaron personajes como Said Armesto, Campo Sobrino, Carlos Gastañaduy y hasta el propio Castelao. Pero, amigos, Perfecto Feijoo era sobre todo famoso por su banco, un banco de piedra situado a la puerta de su botica. Por allí pasaron personajes como Eugenio Motero Ríos, Pablo Iglesias, Práxedes Mateo Sagasta, Ramón María del Valle-Inclán, Emilia Pardo Bazán, Miguel de Unamuno… y tantos otros.

A finales de aquel inolvidable siglo XIX la Emperatriz de Francia, Doña Eugenia de Montijo, visitó Pontevedra y entró a rezar a esta capilla. A la salida, es posible que se sorprendiera al encontrarse con un loro lenguaraz, con nombre de revolucionario francés, que ocupaba la ventana frontal de la botica de Don Perfecto. Tan famoso era el loro que a su entierro, efectuado en Mourente el miércoles de ceniza de 1913, acudió todo Pontevedra. El cortejo estaba encabezado por doce jinetes con faroles seguidos de bandas de cornetas y comparsas, tres carrozas, la banda municipal y carruajes diversos que acompañaban el pequeño catafalco portador de los restos embalsamados del loro Ravachol.

Enfrente de la botica de Don Perfecto estaba la farmacia Maquieira, un local en cuya rebotica se hablaba de política, de galleguismo, de música, de ciencia, de esoterismo y de masonería, entre otras cosas. Allí, además del propio Maquieira, se juntaban personajes como Castelao, Losada Diéguez, Sánchez Cantón, Blanco Porto o Iglesias Vilarelle. La farmacia Maquieira, además de ser la sede de la logia masónica “Helenes nº7”, fue el lugar de nacimiento de la Coral Polifónica de Pontevedra.

Al otro lado de la Puerta de Trabancas, justo cruzando la calle, está el café Savoy, lugar de encuentro que vino a sustituir al antiguo Méndez Núñez, situado en el lugar que más tarde ocuparía la hoy calcinada "Moda Ideal"; y a su lado estaba el despacho de Don Casto Sampedro, prohombre de la Sociedad Arqueológica, donde las tertulias eran de pocos componentes pero de muy alto nivel.

Alrededor de las numerosas tertulias fue surgiendo una corriente de contenido galleguista, que derivaría en nacionalista, y que, a la larga, condujo a la formación del "Partido Galleguista". Para su constitución, los miembros del llamado cenáculo de Ourense (Vicente Risco, Otero Pedrayo, Florentino Cuevillas…) se desplazaron a Pontevedra donde firmaron la constitución del Partido junto con los Bóveda, Losada, Cabanillas y el propio Castelao, cuyo despacho, por cierto, estaba justo encima del café Carabela, a cien metros de aquí, despacho en el que trabajó durante los veinte años que van de 1916 a 1936.

La Pontevedra de la restauración, quizá debido a maestros como Feijoo y Sarmiento, se convirtió en el alma política y cultural de Galicia. Salir a la calle era encontrarte con Montero Ríos, Bugallal, González Besada, Fernández Villaverde, Vincenti, García Prieto, Portela Valladares, Cobián Rofignac;  y también con los Unamuno, Echegaray, García Lorca y tantos otros gallegos de adopción.

Está claro que aquella Pontevedra de las luces (fue la primera ciudad gallega en ser iluminada con luz eléctrica) tuvo de todo, a la primera y única mujer almirante, Doña Isabel Barreto, casada con el berciano Álvaro de Mendaña, y al pirata más sanguinario de la historia, Domingo Soto, nacido en la Moureira y ahorcado en Gibraltar…

Pero, aquí termina el romance, aunque no concluya el cuento.

Muchas gracias por vuestra paciencia, que tengáis un buen Camino y que el Apóstol os reciba como os merecéis. Gracias.

José Cerdeira Taboada.
Pontevedra, septiembre de 2016

martes, 14 de junio de 2016

Diez personajes del Camino: San Juan de Ortega


San Juan de Ortega en Burgos

      9.6.- San Juan de Ortega. Juan, que entonces no existían los apellidos, vio la luz en el pueblo de Quintanaortuño, al norte de la provincia de Burgos. Pertenecía a una familia noble y, en cuanto heredó, juntó a los pobres del lugar y repartió la herencia con ellos, incluyéndose a sí mismo como uno más. En cuanto alcanzó la edad adecuada, decidió viajar a Tierra Santa, a conocer los lugares que Jesucristo había hollado y sobre los que había dejado su sudor, sus lágrimas y su sangre. De regreso a su patria decidió levantar una ermita a San Nicolás, santo que al parecer le había ayudado ante el peligro de un naufragio, pero ahí empezaron sus problemas...

      Juan se había hecho discípulo de Domingo, el futuro santo de la Calzada, y como a él empezaron a ocurrirle desgracias que ambos resolvían con su poderosa fe y devoción. El caso era que la ermita no prosperaba pues todo lo que Juan construía por el día se encargaban de destruirlo unos malhechores por la noche. Los bandidos, temerosos de que la llegada de visitantes a aquel lugar les obligara a abandonarlo, insistieron noche tras noche... hasta que la paciencia y perseverancia de Juan les venció. Unos abandonaron el lugar y otros incluso se quedaron a ayudar al futuro santo a levantar su prometida capilla.


      A partir de ese momento, la vida de Juan de Quintanaortuño es una copia de la de Domingo de la Calzada; lo que Domingo hacía por el camino riojano lo hacía Juan en el burgalés. Tendió puentes, trazó sendas por los temibles montes de Oca, limpió una zona de difícil paso llamada Ortiga u Ortega, de donde su posterior apodo, y construyó hospitales y hospederías. Y todo entre milagros y santidad. Santo Domingo de la Calzada y San Juan de Ortega, el ingeniero y el arquitecto, o al revés, el maestro y el alumno, fueron los mejores y más conocidos cuidadores del Camino. Por cierto, si Santo Domingo de la Calzada es el patrono de los Ingenieros de Caminos, San Juan de Ortega lo es de los aparejadores... ¡no podía ser de otra forma!


martes, 17 de mayo de 2016

Letras Galegas: Manuel María Fernández Teixeiro homenaxeado 2016




Poeta, dramaturgo e narrador, nacido o 6 de outubro de 1929 en San Xoán de Outeiro de Rei. Finou o 8 de setembro do 2004 en A Coruña. Iniciou a súa vida cultural e literaria no Lugo da posguerra, onde estudiou o bacharelato, participando nas tertulias do café "Méndez Núñez" con Pimentel, Fole, Piñeiro ou Ánxel Xohan. Con este último fundaría anos máis tarde, no 1952, a colección Xistral de Poesía.

Despois de estudiar Filosofía e Letras en Santiago, onde estableceu contactos coa Xeración Nós, galeguistas composteláns, así como co pintor Maside, quen máis influíu na súa formación (segundo palabras do propio Manuel María), obtén o título de Procurador de tribunais (1957), trasladándose a Monforte para desempeña-lo citado cargo.

Ver tamén: Manuel María

lunes, 22 de febrero de 2016

Carmen Fariña, la gallega que manda en los colegios de Nueva York

Hija de dos emigrantes gallegos, es la hispana más influyente de Nueva York: dirige el gigantesco sistema de colegios públicos de la ciudad.



ABC: Javier Ansorena, corresponsal en Nueva York

Carmen Fariña tenía once años cuando su padre la subió en un barco mercante en Nueva York, camino de Galicia. Iba sola. Era el viaje inverso que él había hecho unos años antes, exiliado de la Guerra Civil. Lo mismo hizo su mujer, a la que conoció en Brooklyn, donde parte de la comunidad española de la Gran Manzana encontró acomodo. Él era de Sada. Ella, de Vilaboa. Fariña entorna los ojos y los manda seis décadas atrás para recordar el nombre del navío: «el Habana», dice ensoñada, con un español de acento inclasificable, entre la ría de Betanzos y la desembocadura del Hudson. «Tardamos diez días en cruzar el océano».
Su padre era un emigrante decidido a pelear por el futuro de sus hijos, pero que no permitía desconectarse del terruño. Con otros gallegos y asturianos, fundó una escuela, Juventudes Escolares, donde los hijos de la comunidad española surgida en los aledaños de Atlantic Avenue aprendía el idioma patrio por las noches, y donde se bailaba folclore gallego; también un equipo de fútbol, el Segura, que se enfrentaba a otros equipos de españoles de Manhattan, y a veces acaban a limpia bronca.
En casa de los Fariña se hablaba español, se respiraba España. Se discutía la política y se abría la puerta a los recién llegados de Galicia con una maleta de cartón. Por eso acabó Carmen en un buque mercante camino de la tierra de su padre, donde pasó un verano con familiares a los que no conocía. Para entender de dónde venía. «Fue maravilloso. Esos tres meses forjaron el amor que tengo a España», asegura a sus 73 años.
¿Cómo era la infancia en Nueva York de una hija de emigrantes gallegos?
En casa solo hablábamos español. Mi madre nunca aprendió bien el inglés. Mi padre sí, porque trabajaba. Cuando empecé la escuela, a los cinco años, no hablaba una palabra de inglés. Fue difícil, porque entonces los emigrantes éramos pocos y no nos recibían bien. Había una maestra que ni me hablaba, porque yo no sabía el idioma. Hasta que un día fue mi padre a clase para decirle que me prestara atención.
La comunidad española de entonces, ¿estaba muy unida?
Donde yo vivía, en una zona de diez manzanas, la mayoría éramos españoles. Se hacían cosas, como la escuela nocturna o el equipo de fútbol, para que nos conociéramos los jóvenes. Así encontré yo a mi marido y a mis tres mejores amigas. Estábamos muy unidos, pasábamos los veranos juntos, hacíamos picnics. Nos juntábamos grupos de 200 personas. Si alguien venía de Galicia, lo primero era conseguirle un trabajo. Íbamos a la calle 14 a comprar el coñac, el turrón, las cosas de España.
La tentación es consumir el tiempo en historias de los gallegos neoyorquinos de los años cincuenta, en romances en los bailes de los viernes, en el ambiente de las tabernas de estibadores del East River, en las excursiones a Coney Island. Con una presencia sencilla, la melena corta y canosa, lentes de alta graduación y voz cálida, Fariña podría confundirse con una abuela entrañable, que dibuja episodios de un Nueva York que ya no existe, con una sonrisa nostálgica pegada a la boca. Pero no estamos sentados en una mesa camilla, entre dulces y copitas de anís, sino en la sala de reuniones de un imponente edificio neoclásico en el Downtown de Manhattan. Es la sede del Departamento de Educación de Nueva York, un organismo del que dependen 1,1 millones de estudiantes y 1.800 centros educativos, con más poder que muchos ministerios de Educación del mundo. Desde hace dos años, lo dirige Carmen Fariña.
Ella estaba casi retirada, haciendo trabajos de consultoría, cuando el actual alcalde, Bill de Blasio, la llamó para que dirigiera la educación de la ciudad. Después de más de cuatro décadas en el sistema educativo, como maestra, directora o supervisora, era su momento para descansar, disfrutar de sus hijas y sus nietos, calentarse con el sol de Florida y, por supuesto, viajar a Galicia, una cita anual. Pero desde que aceptó la propuesta de De Blasio, no ha vuelto a España. «No tengo tiempo. Si paso más de cuatro días fuera, me pongo nerviosa», se excusa.
¿Cómo le convenció el alcalde De Blasio para aceptar este cargo?
Él necesitaba alguien que conociera a la comunidad educativa y sus problemas. Yo sabía a lo que iba y lo que me iba a encontrar. Me dijo ‘si vienes, te dejaré hacer lo que tú creas necesario para cambiar el sistema’.
Desde su llegada, se ha reducido la tasa de fracaso escolar, ¿cuáles han sido sus otras prioridades?
Establecer guarderías públicas para todos los niños de 4 años, que han beneficiado a 70.000 niños, y han sido un cambio tremendo, sobre todo para las familias de inmigrantes. Mejorar el prestigio de los directores, dar más poder a los superintendentes y más influencia a los padres. También hemos ampliado mucho los programas de educación bilingüe y hemos mejorado la formación continua de los profesores. Por otro lado, antes, si las escuelas no tenían buenos resultados, las cerraban. Ahora tratamos de ayudarlas, de que el cierre sea el último recurso.
¿Es difícil la pelea con los políticos?
No es tanto pelear con los políticos, como que ellos te tengan respeto. Y la mejor manera de ganarlo es hablar con ellos uno a uno. Los grandes avances no ocurren al aprobar una ley, sino en conversaciones en personales, cuando se puede hablar y convencer.
Hablar y convencer es a lo que Fariña dedica su tiempo, sin descanso. Cada semana visita cinco o seis escuelas, entrevista a sus directores, mete el hocico en las clases para ver qué ocurre. Se reúne con legisladores, empresarios, educadores. Todas las semanas tiene al menos dos encuentros con ciudadanos, con padres, con asociaciones de vecinos. Sabe a la perfección lo que ocurre en las clases, porque trabajó en ellas durante décadas. «Sin educación no hay democracia», asegura.
¿Por qué eligió ser maestra?
Las mujeres no tenían muchas opciones en aquella época. Mi padre siempre me dijo: «No seas enfermera ni monja». Para él, que yo fuera maestra era un sueño, aunque apenas fue a la escuela, le educación para él era una posición de importancia. Pero también lo hice porque me encanta ser maestra, aun hoy en día. Tienes mucha influencia en el mundo.
¿Qué personas le han inspirado en su carrera?
Mi padre, sin duda. Fue una persona muy especial. A muchas de mis amigas sus padres no las dejaron ir a la universidad. A los hijos, sí. Pero el mío no hizo distinciones. El día que más orgulloso se sintió fue cuando yo me gradué de mi master, que coincidió con la graduación de mi hermano y de mi hermana, uno del instituto y la otra de la universidad. Nos llevó por primera vez a comer a un restaurante y puso un letrero en su trabajo: «Hoy no vengo porque mis hijos se gradúan».
El restaurante era El Quijote, un local legendario, en los bajos del hotel Chelsea, muy cerca de lo que en la primera mitad del siglo era «Little Spain», con la 14 como Calle Mayor. Quedan otros símbolos de la pujante comunidad española de la época -La Nacional, la Casa de Galicia, los edificios del arquitecto Guastavino-, empequeñecidos ante la imparable fuerza de la población hispana en Nueva York y EE.UU. Hoy los hispanos se sientan en el Tribunal Supremo, firman ‘blockbusters’ de Hollywood y tienen opciones reales de llegar a la Casa Blanca.
¿Ha llegado el momento en el que la comunidad hispana tiene una representación justa? ¿Queda mucho por lograr?
Cada vez está más representada. Cuando me nombraron directora de un colegio del Upper East Side lo primero que dijeron era «por qué necesitamos una hispana aquí». Eso ha cambiado, y lo que te puedo asegurar es todo el orgullo que siente la gente por mí. En el último debate republicano, dos candidatos hispanos se peleaban por quién hablaba mejor español…
El problema no es ser hispano, italiano o lo que sea, sino votar. Tenemos que mejorar el índice de voto. Si el hispano espera tener fuerza, tiene que saber lo que es votar y votar con inteligencia.
El voto latino parece a veces una mercancía que todos se disputan.
Mira, no hay ningún grupo que vote en bloque hoy en día. Cada persona tiene diferentes razones para votar y los hispanos no van a ir a las urnas como una sola persona.
A «Carmiña», como la llaman los cercanos, se le achinan los ojos cuando sonríe. Lo hace al recordar su primer día de clase, hace medio siglo. «No dormí la noche anterior. Todavía me pasa el primer día de curso, aunque no dé clase», confiesa. Fue en el colegio público 29, a pocas manzanas de donde nació. Aún vive en ese barrio de Brooklyn, en el que apenas queda rastro de la comunidad española, desperdigada por los suburbios. Sobreviven un par de bares regentados por españoles. Y Carmen Fariña, la jefa de la educación pública de Nueva York.
La reina Letizia, junto a Carmen Fariña (der.) y una alumna del colegio Dos Puentes, durante su visita a este centro educativo, ubicado en la zona hispana de Harlem, en Nueva York en septiembre de 2014
La reina Letizia, junto a Carmen Fariña (der.) y una alumna del colegio Dos Puentes, durante su visita a este centro educativo, ubicado en la zona hispana de Harlem, en Nueva York en septiembre de 2014- Efe

La torre de Babel educativa

Carmen Fariña no solo está al frente del mayor sistema de colegios públicos de EE.UU., con 1,1 millones de estudiantes y 1.855 centros educativos a su cargo (le sigue, a mucha distancia, el de Los Ángeles, con 700.000 alumnos). Quizá es también el más complicado. La multiculturalidad y la inyección constante de inmigrantes en Nueva York se convierte en un desafío cuando se trata de ofrecer una educación equitativa y de alta calidad.
El 40% de los niños hablan un idioma distinto al inglés en casa y un 13% no habla inglés o lo está aprendiendo. El 41% de los estudiantes son hispanos, mientras que el 27% son negros, el 16%, asiáticos, y solo el 15%, blancos. Además de programas bilingües con los idiomas más extendidos -español y chino-, en las escuelas también se aprende en ruso, árabe, yiddish, francés, criollo haitiano, bengalí o hebreo, y este año por primera vez, también en japonés, polaco y alemán.

domingo, 21 de febrero de 2016

La EOV celebra su XLIX Capítulo Ordinario en Madrid


José Luis Pardo, José Cerdeira, Antonio Rodríguez Miranda, Valentín García y Señora y Carlos de Blas
en el XLIV Capítulo Ordinario de la Enxebre Orde da Vieira.

El secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García Gómez, ha recibido la Enxebre Orde da Vieira, un diploma otorgado anualmente a algunas de las figuras más destacadas de Galicia como reconocimiento a su vinculación con la Comunidad que los insta, además, a continuar su labor.
El encargado de entregarle la insignia de la asociación en el 49ª edición del Capítulo Xeral da Orde da Vieira en Madrid, así como de otorgar los 'Premios Galeguidade 2016' fue el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, según ha explicado la Secretaría Xeral de Emigración este domingo en un comunicado.
El homenajeado ha hablado en nombre de todos los nuevos integrantes de la orden y ha recordado las palabras de Ramón Piñeiro, que afirmaba que los gallegos los eran por "nación", mientras que eran "españoles por historia" y "europeos por cultura".
En esta línea, ha elogiado la lengua gallega, un "idioma franco de trovadores y 'cantigas' medievales" que lo "extendieron y perpetuaron" por la Europa que "construyó castillos, basílicas y catedrales" y que hoy se emite por "Internet, satélites y redes sociales".
NUEVOS MIEMBROS DE LA ORDEN
En este contexto, junto a García Gómez, han sido nombrados como caballeros de la orden el meteorólogo en Televisión Española, Martín Barreiro; el músico Manuel Budiño, el director de 'Informe Semanal', Jenaro Castro, el teniente general José Manuel García Sieiro, el empresario residente en Panamá, Jovito García Villaverde y sus homólogos en Estados Unidos, José Rogelio Gestal y Mario Pérez de Rivera.
Además, han recibido la distinción el presidente del Grupo Anjoca, Ángel Jove Capellán, los abogados Marcial Martelo de la Maza y Gonzalo Rodríguez-Murullo, el presidente de Steelcase Iberia, Alejandro Pociña, el presidente de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero, el coronel auditor del ejército, Antonio Troncoso de Castro y el ex presidente de Walt Disney, Francisco Javier Vasallo.
Rodríguez Miranda les ha trasladado su deseo de que su "fuerte vinculación" con Galicia, "se haga aún más grande", así como de que continúen su labor en el "desarrollo y el progreso" de la región. Así, ha subrayado la relevancia de las personas vinculadas a la orden en diversos ámbitos, que proyectan la imagen de una Galicia moderna y real en todo el mundo.
RECONOCIMIENTOS
Asimismo, ha hecho entrega de los Premios Galeguidade 2016, que han concedido la orden como persona física al presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), Antonio Bonet Correa. Además, ha sido galardonado el Grupo Empresarial Calvo como persona jurídica, mientras que el Grupo Empresarial Gadisa ha recibido la orden a la comunicación social por su campaña 'Vivamos como galegos'.
En el acto también se ha hecho entrega de los galardones Madrigalegos de Ouro 2016. El de comunicación fue entregado al periodista y escritor Vicente Araguas; el del mérito jurídico, al magistrado del Tribunal Supremo José Manuel Sieira Míguez; el del mérito en el servicio público, al almirante Francisco Torrente; el del mérito en la Sanidad, a la doctora María Eugenia Blanco Cachafeiro; y el del mérito empresarial al presidente del Grupo Delvesa, Amando Veiga Corral.
http://www.elcorreogallego.es/

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Diez personajes del Camino: Santo Domingo de la Calzada



9.5.- Santo Domingo de la Calzada. Nació Domingo en el pueblo burgalés de Viloria de Rioja (el que Viloria de Rioja sea de Burgos es cosa de... Javier de Burgos, aquel que, a mitad del siglo XIX, hizo la actual división provincial). Poco sabemos de su juventud, salvo que desde muy joven destacó por sus virtudes. En cuanto alcanzó la edad adecuada intentó entrar en alguno de los monasterios cercanos, aunque sin suerte. Domingo pensó que aquello era un deseo de la Providencia para que llevara una vida de eremita y así tomó el camino de un hayedo próximo y se instaló en él.

      El bosque, casi impenetrable, se había convertido en un refugio de bandidos que dificultaban enormemente el paso de los peregrinos hacia Compostela, dificultad que se acrecentaba al pasar por allí el río Oja y no existir puente alguno que facilitara el paso. Domingo pensó de inmediato que la labor de limpiar el bosque y facilitar el cruce del río le correspondía a él. Tomó pues una simple hoz, de las que servían para segar el trigo, y con ella consiguió abrir una senda después de talar las gruesa hayas y pequeños arbustos que dificultaban el paso. El que Domingo consiguiera talar tan recios árboles con tan simple herramienta fue considerado por todos un milagro y, a partir de ese momento, pudo encontrar en sus vecinos ayuda para levantar un puente que beneficiaría a todos, peregrinos y paisanos.

      Los milagros que el eremita realizó en la ejecución de sus infraestructuras camineras fueron innumerables, y gracias a ellos pudo dejar expedita y limpia una zona que presentaba una gran dificultad al tránsito. Pero cuando Domingo hubo preparado el camino y observado lo cómodo que se había vuelto el caminar por él, comenzó a pensar en la comida y en la salud de los pobres peregrinos. Su nueva meta fue la construcción de un hospital refugio que permitiera recoger y atender a cualquier caminante que lo necesitara. Su construcción le acarreó problemas sin cuento, mas Domingo, cuando se le presentaban las dificultades siempre recurría a postrarse de rodillas y el correspondiente milagro venía a solucionar el escollo.

      Todo lo fue llevando el santo a cabo con humildad y generosidad, y ya preparaba su tumba en los aledaños de la iglesia cuando alguien le reprochó que no eligiera para ello un lugar sagrado. Domingo, humilde pero confiado, respondió que no importaba, pues si él no iba a la iglesia seguro que la iglesia vendría hasta él. Después de su muerte el pueblo creció, la pequeña iglesia se convirtió primero en colegiata y más tarde en catedral, y el sepulcro de Domingo acabó por quedar incluido dentro de lo que hoy es el recinto sacro. Razón tenía Domingo, el santo que por sus desvelos por los caminos y los caminantes acabó por convertirse en patrono de los ingenieros de caminos.

viernes, 18 de septiembre de 2015

La Orden da Vieira en Samos

Capas de la Orden de la Vieira en Samos para los nuevos cofrades


El deán de la Catedral con Antonio R. Miranda, en el centro, con el título - FOTO: ANGAR

(Ver Vídeo  

La monumental iglesia de la milenaria abadía de Samos, hito en el Camino Jacobeo, se vistió ayer de largo para acoger un capítulo extraordinario de la Enxebre Orden de la Vieira en el que fueron investidos 17 nuevos cofrades de diferentes ámbitos del mundo laboral y social con un único mérito, pero muy especial, su vinculación, trabajo y amor por Galicia.
Con estas incorporaciones la Orden de la Vieira suma ya más de dos mil miembros afincados en 28 países y cuatro continentes, unidos por el lazo común del amor a Galicia, a la tierra y a sus gentes, tal como señaló el periodista Xosé Lois Blanco Campaña, presentador y mantenedor de la ceremonia.
José Cerdeira Taboada, ingeniero y gerente de la Asociación de Empresarios Gallegos de Madrid y miembro del Capítulo de la Orden, fue el encargado de dar la bienvenida a los asistentes. Tras su intervención, el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, abrió el cónclave extraordinario para la integración de los nuevos caballeros de la vieira. Recordó que la concha del peregrino es un símbolo universal, que también simboliza “esa Galicia universal”.
Más información en EL CORREO GALLEGO (edición papel) y Orbyt

viernes, 17 de abril de 2015

Nuestro cofrade y madrigallego José Ramón Ónega nombrado Asociado de Honor de Aegama

A Asociación de Empresarios Galegos en Madrid homenaxea a José Ramón Ónega

Un momento del homenaje

A Asociación de Empresarios Galegos en Madrid (Aegama) nomeou Asociado de Honra a José Ramón Ónega, delegado da Xunta de Galicia en Madrid e director da Casa de Galicia, no transcurso dun xantar na súa honra que tivo lugar nun coñecido hotel madrileño. Á concorrida homenaxe, que congregou máis dun centenar de persoas, sumáronse todas as organizacións profesionais e culturais galegas en Madrid. Entre os numerosos asistentes ao acto achábanse o presidente do Consello de Estado, José Manuel Romay Beccaría, e a directora xeneral de Relacións Institucionais e Parlamentarias da Xunta de Galicia, Blanca García Señoráns Álvarez, que acudiu en representación do presidente da Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quen tamén envío unha carta de felicitación ao homenaxeado.

Ónega recibiu a distinción de mans do presidente de Aegama, Julio Lage, quen previamente se referira a el facendo unha pequena recensión biográfica e identificándoo como "un íntimo colaborador de Aegama e do resto de asociacións galegas de Madrid, amigo de todo o galego e de todos os galegos, humanista, culto e xeneroso". Tamén resaltou que dende a Casa de Galicia “está a levar a cabo un importante labor de apoio á cultura, á arte e ao coñecemento".

Tras a intervención de Lage, a secretaria de Aegama leu a acta pola que se lle concedía o nomeamento e o presidente da Asociación entregou a Ónega unha vieira de prata, representativa do nomeamento.

Ónega agradeceu aos presentes a mostra de amizade e afecto que lle brindaban, afirmou que os galegos se caracterizan "por un sentido solidario da amizade e unha vocación permanente na defensa dos valores que a amizade confire". Recordou que na actualidade os galegos están nas máis altas maxistraturas da nación e cobren postos de gran significación en todos os estamentos e campos". "Estamos na vangarda do éxito", afirmou citando como exemplo a, entre outros, Mariano Rajoy, Ana Pastor, Alberto Núñez Feijóo, o cardeal Rouco Varela, o doutor Cabanela, os xornalistas Bieito Rubido, Fernando Ónega e Piar Cernuda, os banqueiros Ángel Ron e Francisco González, e os políticos José Manuel Romay Beccaría e Leopoldo e Víctor Calvo Sotelo. Dos empresarios galegos afirmou que "a súa casta é o traballo e o esforzo, a súa categoría é o valor e o sacrificio".

O delegado da Xunta de Galicia en Madrid afirmou que dende que ocupa este cargo a súa principal preocupación é "atender e tramitar as peticións derivadas dos galegos de Madrid. "Espero seguir sendo útil e na medida das miñas posibilidades contade comigo e cos funcionarios da Casa", ofreceu. Tamén evocou as súas etapas como gobernador civil en Zamora e Biscaia, onde viviu "o drama terrible do terrorismo".

José Ramón Ónega López naceu en Mosteiro-Pol (Lugo). É licenciado en Dereito pola Universidade de Santiago. Desempeñou, entre outros, os cargos de gobernador Civil de Zamora e Biscaia e director xeral de Política Interior. Na actualidade, é delegado da Xunta de Galicia en Madrid e director da Casa de Galicia. É colaborador de prensa, autor de varios libros, entre os que destaca "Os Xudeus no Reino de Galicia", e está en posesión de distincións como a Orde do Mérito Civil e a Cruz de Prata da Orde Militar da Garda Civil.
Gabinete de Comunicación da Xunta de Galicia, 2015-04-15

martes, 10 de marzo de 2015

Desvelado el secreto de la Vieira

Palabras del Gran Canciller de la Enxebre Orde da Vieira D. Enrique Santín en el XLVIII Capítulo General de la Orden


El Canceller Enrique Santín desvelando el gran "secreto".

Honorables Miembros del Consello, estimados Cofrades, queridos neófitos, amigos y simpatizantes de la Orden:

Transcurridas más de cuatro décadas y un lustro y cuando estamos en el umbral del medio siglo de existencia de la Orden de la Vieira, puedo revelar a todos los Cofrades, simpatizantes, amigos y admiradores de la Orden, distribuidos por todo el mundo, el secreto de su éxito, pujanza y vitalidad, así como su arraigo y difusión. Secreto que, como el Santo Grial de la Vieira, hemos guardado celosamente hasta nuestros días.

La empresa no ha sido fácil. Tuvimos que remontarnos a la antigua Grecia, cuna de la sabiduría y en la que, como dijo Herder, ha sido puesto el fundamento de todo conocimiento de ciencia y de toda hermosura de forma.

A esa antigua Grecia se dirigió el mitológico dios celta Breogán, desde los confines de Fisterra, para consultar no al Olimpo donde moran los dioses, ni al Parnaso donde reinan los poetas, sino al mismísimo Oráculo de Delfos, donde se informó de cómo dicho oráculo había comunicado a Querefonte, amigo de Sócrates, que éste era el hombre más sabio de Atenas y que, cuando se enteró Sócrates respondió con las célebres frases de que “ciertamente yo ya sé que no soy sabio; pero mientras en Atenas hay muchos que creen serlo y están orgullosos de su saber, yo me doy cuenta de mi ignorancia y en esto, les soy superior”. Aceptando Breogán la sabia respuesta del gran maestro griego Sócrates, convertido en el paradigma del sabio que no sabía, se dirigió sin más demora a la Galicia profunda y, más concretamente, al oráculo de Noia, la villa marinera que fundara Noé, el segundo hombre más longevo de la historia después de Matusalén, pues vivió, según pasajes de la Biblia, novecientos cincuenta años.

Consultado el oráculo de Noia por Breogán, aquel le anunció solemnemente que en la Orden de la Vieira “somos lo que sabemos que no somos y cuanto más sabemos lo que no somos, más sabemos, realmente, lo que somos”. Esa es la gran verdad de la ironía socrática que hacemos nuestra.

Ese es el secreto de nuestra Orden. Ese es el misterio que ni la Santa Compaña descubrió en sus largos recorridos lunares y galácticos, a través de la Vía Láctea o de las estrellas. Esa es la fuerza de la ironía galaica que nos define, defiende y protege frente a todos los maleficios, malos presagios y peores augurios que puedan aparecer en el horizonte.

En definitiva, en la Orden de la Vieira somos lo que somos porque siempre hemos querido ser así, y porque siempre deseamos seguir queriendo ser así, es decir, libres, autónomos e independientes, sin más norma que la defensa y promoción de los valores de la galleguidad en el mundo.

Por eso, y dado que el gallego se define precisamente por su indefinición, podemos concluir diciendo que nuestra Orden no es sectaria, exclusivista ni excluyente; no es una opción política ni una confesión religiosa; no es un lobby ni un grupo de presión; no discrimina; no tiene nada que ver con la prima de riesgo ni con el euribor; no cumple con el “IVA” porque siempre está de vuelta; no cotiza en bolsa; su valor se mide por sus acciones, y éstas, por su amor a Galicia y por seguir la ruta jacobea o el camino de las estrellas, con la concha de peregrinos y la mirada puesta en Santiago, cuna y meta de la cultura de Occidente y de sus raíces cristianas y universales.

Termino, pues, exhortándoos a que proclaméis, a todos los vientos, este secreto a voces que os acabo de revelar y que lo hagáis, como dice la divisa de nuestra Orden con lembranza y amistad.

El Gran Canciller. 7 de marzo de 2015